Austria, impresiones de un País

 

La propiedad intelectual, tanto de los textos como de las fotos, pertenecen al autor, por lo que está prohibida la reproducción total o parcial sin expresa autorización

AUTOR:  José Enrique González  (www.JoseEnriqueGonzalez.com)

 

SALZBURGO:

La Patria de Mozart ¡inevitable comentario!

Toda la ciudad irradia alegorías al conocido músico, del que se ven por todas partes, monumentos, postales, se oye su música por todas las tiendas especializadas, en los escaparates de las confiterías se muestran pastelillos, cajas de bombones, exquisitos chocolates, bonitas cajas de caramelos, etc. todo con fotos del compositor, en las librerías gran variedad de postales y partituras, etc. etc.

Esta pequeña ciudad de unos 150.000 habitantes, enseña orgullosa la casa natal de Mozart (1.756) donde se puede ver hasta el piano donde compuso algunas de sus conocidas piezas musicales.

Paseamos por el centro curioseando en las tiendas clásicas, llamándonos mucho la atención lo elevado de los precios, preguntando por edredones de plumón, de muy escaso peso, inalcanzables para nuestra economía. Tomamos unos yogures con un exquisito sabor a leche fresca (los pastos son muy buenos y abundantes) y miramos el pasar de las gentes desde uno de los cafés próximos a la Plaza del Mercado, que tenía toda la planta alta con jardineras repletas de flores de vivos colores.

Al día siguiente visitamos esta plaza con los puestos instalados, muy abundantes en verduras y frutas de muy diversa procedencia, incluidos los plátanos de Canarias.

Unos carritos cuidadosamente decorados y con aspecto de estar muy limpios, aportaban un buen olor al mercado cocinando y vendiendo diferentes variedades de salchichas, introduciéndolas en una pequeña pieza de pan a la que se le podía añadir el clásico tomate y mostaza. Probamos un par de variedades y tenían un sabor exquisito.

En una vieja tienda de ultramarinos, compramos mantequilla pura de vaca y nunca olvidaremos la voz de la robusta dependienta respondiendo cuando le preguntamos por la calidad de la mantequilla: ¡Es austriaca! Como sinónimo inequívoco de calidad.

Edificaciones destacables son: La Catedral, el palacio de Mirabell, con sus grandes y vistosos jardines, y el castillo de Hohensalzburg, construido a una altitud de unos 120 metros, dominando la ciudad y por lo que es visible desde las principales calles del centro comercial.

Las calles de esta zona centro, semi peatonales, son muy agradables para pasear y curiosear tiendas, también se puede visitar desde la cómoda perspectiva de un coche de caballo y mirar las antiguas edificaciones, los cafés, las plazas con veladores o las flores de vivos colores que cuelgan de las fachadas de muchos edificios.

                       

Una Ciudad para el deleite de los sentidos, para pasear tranquilamente, admirar obras de arte y, también, para adquirir piezas de buena música.

Así sentí Salzburgo

 

 

                                                                             Autor: J.Enrique González

                                                                             Para escribirme, clic aquí

                                                                                                Volver al índice, clic aquí

   contador de visitas
contador de visitas