Luxemburgo, impresiones de un País

 

La propiedad intelectual, tanto de los textos como de las fotos, pertenecen al autor, por lo que está prohibida la reproducción total o parcial sin expresa autorización.

 AUTOR:  José Enrique González (www.JoseEnriqueGonzalez.com)

 

   Hacer clic sobre una foto para ver de mayor tamaño.

 

   El Gran Ducado de Luxemburgo está situado entre Bélgica, Alemania y Francia.   Es uno de los componentes de los Países Bajos.  De orografía montañosa, tiene la mayoría de la población (la cual no llega a 500.000 habitantes) concentrada en la zona Sur.

 

 

   Llegamos esta segunda vez a la capital, Luxemburgo, a media mañana de un domingo de Agosto, soleado y caluroso. Comenzamos paseando por sus calles,  tranquilas, limpias y cuidadas, contemplando sus elegantes edificios y los luminosos colores de las flores de múltiples jardines. Pasado el mediodía, llegamos a una agradable plaza, donde una orquesta tocaba música relajante, que acompañaba al público de la plaza y de los restaurantes, que la rodeaban.

 

 

   Encontramos una mesa próxima a la calle en un elegante restaurante mexicano, desde la cual se podía disfrutar de tan agradable acompañamiento.

   La comida fue abundante y original, tomamos como plato principal, un recipiente con forma de cacerola, hecho de hojaldre, conteniendo trocitos de carne asada junto a verduras y algo de salsa.   Al tomar la carne se acompaña de trozos del contenedor a título de pan.

   Aún siendo un restaurante Mexicano, no hablaban Español, pero el servicio fue bueno y nos entendimos, con la mejor voluntad por ambas partes, y salimos satisfechos.

 

 

   Paseamos hasta un mirador con vistas al castillo, construido en la Edad Media, y que en la actualidad sirve de residencia oficial de los Duques.

 

                                                   

 

   La pequeña ciudad irradia calma y tranquilidad e invita al paseo por sus calles, comprar algún recuerdo, probar sus vinos y contemplar el paisaje.

 

   Por la tarde seguimos nuestro viaje para internarnos en Francia.

 

   Así sentí Luxemburgo

 

                                                                             Autor: J. Enrique González

                                                                             Para escribirme, clic aquí

                                                                             Volver al índice, aquí

 

 

contador de visitas
contador de visitas