Inglaterra, impresiones de un País. Londres

La Ciudad

La propiedad intelectual, tanto de los textos como de las fotos, pertenecen al autor, por lo que está prohibida la reproducción total o parcial sin expresa autorización

AUTOR:  José Enrique González  (www.JoseEnriqueGonzalez.com)

Agosto 2.011


Haz clic en una imagen para ampliarla.


 

Estamos impactados de ver la cantidad de miles de personas que abarrotan todo, el metro, el centro, las miles y miles de tiendas, los museos, haciendo colas para los miles de restaurantes de todas las zonas, los mercadillos famosos de antigüedades, los de cosas raras, etc. y gentes de todas las razas ¡esto es otro mundo! muy difícil de imaginar desde el punto de vista de vida y del económico, son riadas de personas, como en Semana Santa, pero por todos, absolutamente todos los lugares.
Bueno, no quiero ser reiterativo, pero estoy viendo en la TV la que tienen liada, tirando bidones a la policía o entrando a las casas para saquearlas, están ardiendo casas enteras y se están enfrentando directamente, a las fuerzas de seguridad, pero hay mucho policía hasta con helicópteros, espero que sean suficientes!

   

  

   

 

 

En el mediodía, paseamos por las grandes y conocidas calles de Regent y Oxfort street, plagadas de grandes edificio de gran porte, muchos con columnas majestuosas, otros con llamativas cúpulas o grandes esculturas que los coronan para hacerlos sobresalir sobre sus colindantes.
El tráfico es muy intenso, plagado de rojos autobuses de dos plantas que casi hacen juego con algunas cabinas telefónicas al viejo estilo.
Las calles están llenas de gentes en todas las direcciones, no son grupos desplazándose, sino una riada continua que se mueven en todos los sentidos, llenando las tiendas y los restaurantes, haciéndonos pensar que todo el mundo se ha congregado en el mismo sitio, pero comprobamos que no es así, sino que todos los sitios están concurridos como si de alguna fiesta se tratara.

Hemos visitado un interesante mercado, con estructura metálica, donde había un puesto dedicado a cocina y productos españoles, son muy apreciados por los ingleses.

A la salida, nos ofrecieron gratuitamente, unas latas de refresco con diseños exclusivos que guardamos para la colección, aunque dos de ellas vacías, pues el calor y el esfuerzo nos hacía tener necesidad de reponer líquidos.

 

No nos resistimos a visitar un restaurante libanés, muy bien montado, y con muchas especialidades entre las que escogimos el cordero a la brasa, muy especiado, y acompañado de picantes salsas que realzaban el sabor.  Una rosa sonriente nos acompañó la comida.

 

 

Hoy lo hemos aprovechado bien también, y hemos recorrido kilómetros con el metro y los autobuses, incluso en uno de los antiguos que es el que esta en la foto, toda una reliquia, con cobrador que te dice de viva voz las paradas, con acceso trasero a la planta baja y alta, y freno de mano de manilla.
 

   

 

  

 

Tras el almuerzo, a unos metros de nosotros vimos pasar una silueta de un personaje muy conocido, femenino y de la realeza, que se dirigió a su coche y partió. Pudimos hacer un par de fotos de recuerdo.  Seguidamente, continuamos nuestra visita, bajando y subiendo larguísimas escaleras del metro para desplazarnos a nuestro próximo punto de destino.

  

 

Así sentí Londres

 

 

IR AL INDICE                                     PARA ESCRIBIRME  

AUTOR: José  Enrique González             

 

 

contador de visitas
contador de visitas
        www.estadisticas-gratis.com