Tenerife, impresiones de un País. I

Puerto de la Cruz, Santa Cruz de Tenerife, Playa de los Cristianos y Fañabe, Icod de los Vinos, Teide

La propiedad intelectual, tanto de los textos como de las fotos, pertenecen al autor, por lo que está prohibida la reproducción total o parcial sin expresa autorización

AUTOR:  José Enrique González  (www.JoseEnriqueGonzalez.com)

Agosto 2.012


Haz clic en una imagen para ampliarla.


 

El camino:

 

La llegada:

Por primera vez nos alojamos en este hotel, con buenas referencias, y nada mas entrar, su aspecto nos interesa.  Un amplio vestíbulo acoge una agradable fuente con flores flotando en el agua.

Las habitaciones son amplias, luminosas y bien equipadas, no faltando ni el deseado wifi para seguir comunicados en la red.  Desde las terrazas se puede ver el Teide por un lado, y el mar en la lejanía, por el otro. Todo muy relajante y distinto de lo que, habitualmente, vivimos.

 

 

               

Las instalaciones del hotel son igualmente muy completas, tanto en piscinas, como en zonas para el relax, aparte del comedor que desborda comidas, a veces concretas de algún país, ricas en variedad, abundantes y de atractivos postres, tanto naturales como elaborados.

 

El Puerto de la Cruz:

 

  

   

 Está situado en pleno Valle de la Orotava, y fue el primer lugar turístico de Canarias. Está constituido por el núcleo urbano propiamente dicho, y varios barrios próximos, algunos muy conocidos como es el de La Vera o San Antonio.

Es una zona con una alta densidad de turismo, por lo que toda la parte urbana está repleta de ofertas de restaurantes, confiterías, tiendas, etc. siendo interesante la visita al Jardín botánico, al de las orquídeas, al parque de atracciones Loro Parque o a los famosos Lagos Martianez, que es un conjunto de piscinas de agua salada, al borde del mar, y que contienen una sala de fiestas, todo diseñado y decorado por monumentos creados por Cesar Manrique, gran enamorado de las islas y que supo diseñar de forma original, respetando el carácter volcánico del archipiélago.

 

   

 

 

 

Playa de los Cristianos y Playa de Fañabe:

 

Las playas de estas islas son generalmente de arena volcánica, con calas de fuerte contraste de color, de aguas limpias y de arena de grano grueso y oscuro. Algunas destacan por sus arenas doradas, que son las mas concurridas, y nosotros nos desplazamos a las conocidas de Los Cristianos y conocimos una de gran porte, con edificios de importancia en cantidad y calidad, con una alta tasa de población extranjera, y repleta de servicios, llamada Playa de Fañabe, situada en la Costa Adeje.

Playa y ambiente cosmopolita, donde almorzamos comida típica canaria de calidad, y disfrutamos de la tolerante temperatura de la isla, su tranquilidad y su buena gastronomía.   

 

 

 

 

     

 

Icod de los Vinos:

 

   

 

Icod de los Vinos es un municipio español y ciudad perteneciente a la provincia de Santa Cruz de Tenerife (Canarias). Está situado en el noroeste de la isla de Tenerife, en un espacio configurado por un continuo talud de pendiente suave desde una extensa masa forestal de pino canario hasta el mar, con casi 10 km de costa. La población está enclavada en un valle muy fértil, que ofrece una perspectiva del Teide con densos pinares descendiendo desde la cumbre hasta los barrios más altos de Icod. Las plataneras, la fruta y la viña (vid) son los cultivos más importantes.
La ciudad es conocida como "La ciudad del Drago", por albergar el famoso Drago milenario de Icod de los Vinos.
Comenzó a edificarse a finales del siglo XV y se fue definiendo a lo largo del tiempo según las necesidades particulares y sociales de cada momento.
Antes de que se produjera la conquista de la isla, Icod era uno de los núcleos de población guanche más importantes de Tenerife. Después de la conquista siguió siendo también uno de los más destacados sobre todo por sus cultivos de la caña de azúcar y más tarde el cultivo de la vid.
La población se empezó a asentar en la zona actual de Las Angustias debido a que se encuentra en el entorno del barranco de “Caforiño”, en donde emanaba gran cantidad de agua durante todo el año, la cual hizo que los habitantes de Icod conocieran este lugar como el río de Icod.
Don Alonso Fernández de Lugo, el conquistador de Tenerife, construyó un ingenio azucarero en las proximidades favoreciendo a la economía de la ciudad, lo que la hizo una de las principales en cuanto al cultivo de este producto. Icod se situaba ya entre las grandes potencias de Tenerife, junto a Garachico, San Cristóbal de La Laguna, La Orotava y en menor medida Santa Cruz de Tenerife.
Actualmente, el casco antiguo de la ciudad ha sido declarado Bien de Interés Cultural debido a su importancia histórica y que hoy acoge uno de los mayores centros comerciales al aire libre de la isla, siendo la zona comercial con más importancia en la "Isla Baja".


 

 

 

        

Drago milenario: En Icod se encuentra un enorme ejemplar de drago (Dracaena draco) declarado Monumento Nacional en 1917. Se le atribuye una edad de miles de años aunque ningún estudio ha podido confirmar tal longevidad, siendo más probable que la planta tenga unos cuantos cientos de años. Este drago constituye el símbolo de Icod, como se puede apreciar en el escudo de armas del pueblo. En el entorno del drago existe un parque que exhibe distintas especies vegetales endémicas de Tenerife.
 

La iglesia de San Marcos se ubica en la Plaza de Lorenzo Cáceres, lugar donde según la tradición, los guanches ya adoraban antes de la conquista la imagen titular, una pequeña talla gótica-flamenca. Construida en la primera mitad del siglo XVI, en estilo colonial canario, consta de cinco naves: tres de ellas separadas por columnas y dos con capillas laterales. En su exterior puede apreciarse el campanario de cantería y la portada principal labrada en piedra. En el interior se guarda una cruz de filigrana de plata, que ha hecho famosa a esta iglesia; retablos; esculturas, entre las que destacan la de San Marcos Evangelista y la de La Virgen de los Reyes, de estilo tardo gótico; y pinturas, como "La Anunciación". La iglesia alberga también un museo de arte sacro. También destaca el Cristo Difunto hecho en pasta de millo por los indios Tarascos de Michoacán (México), fue adquirido con anterioridad a 1578. La Iglesia de San Marcos y los bienes muebles vinculados a la misma fueron declarados Bien de Interés Cultural el 16 de mayo de 2006, con categoría de Monumento.

Bibliografía:Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada)

 

Así sentí Tenerife

 

 

IR AL INDICE                                     PARA ESCRIBIRME  

AUTOR: José  Enrique González             

 

 

contador de visitas
contador de visitas