Crucero por Francia, Italia y España, impresiones de un País.

 

La propiedad intelectual, tanto de los textos como de las fotos, pertenecen al autor, por lo que está prohibida la reproducción total o parcial sin expresa autorización

AUTOR:  José Enrique González (www.JoseEnriqueGonzalez.com)

Mayo 2.015

 

Haz clic en una imagen para ampliarla.


                                 

Nos dirigimos hacia la ciudad de Barcelona, la ciudad de la Sagrada Familia, de las obras de Gaudí o de la colina de Montjuic, esta vez en tren, ya que en poco mas de cinco horas estaremos en el centro de la ciudad, pues circula a una velocidad de hasta 300 km./h.

 

             

        

A la llegada buscamos un restaurante antes de dirigirnos al embarque, y después nos dirigimos al puerto donde ya estaba en espera el enorme buque de casi 300 metros, con 17 cubiertas y capacidad para 3.800 pasajeros y 1.110 tripulantes. Una gran ciudad flotante con comedores inmensos, bares, discoteca, capilla, gimnasio, teatro para 1.300 personas, parque de atracciones, piscinas, jacuzzis, etc. Repartidos por las 13 plantas visitables y que están comunicadas mediante tres grandes núcleos verticales con escaleras, ascensores, ascensores panorámicos, etc. Todo al límite de la perfección, la riqueza en las decoraciones y en los materiales, con llamativos mármoles y delicados detalles en cada rincón.

         

Los pasillos de acceso a los camarotes son inmensos, se pierde la vista en uno y en otro sentido.  Nuestro camarote tiene una  zona de estar, con un sofá de tres plazas y su mesa, una parte de escritorio enfrente, donde también está la televisión vía satélite y algunas emisoras de información interior, incluso con función de ordenador, pudiéndose realizar desde reservas de excursiones, consultar el estado del buque, ver webcam, o consultar los gastos realizados en el barco.    También la zona de noche es generosa, con cama de 1,80 m de ancha, ventana al exterior, moqueta perfectamente limpia, frigorífico, etc.    El baño es suficiente, bien distribuido, frente al que están varios armarios, la caja fuerte, los chalecos salva vidas, etc.

 

 

               

     

La planta intermedia, cubierta 5, atraviesa el barco entero, en ella se sitúan tiendas, galería fotográfica, casino, restaurantes, bares, teatro, etc. Siendo la mas concurrida por servir de acceso a la inferior y superior donde están también situados los lugares comunes mas concurridos. Mucho de los lugares de encuentro, cafetería, bares y algunas zonas de paso estaban dotadas de pianos con diferentes interpretaciones, así como grupos actuando en otras de ellas, incluso en las zonas de piscinas.

 

                 

 

El buque parte a las 18 horas y pronto alcanza una velocidad importante y se pierde en la inmensidad del mar.  Se realiza el ejercicio obligatorio de emergencia general y, una vez terminado, descansamos algo en los camarotes esperando la hora asignada para la cena, que en nuestro caso era las 9,15 en un gran comedor de dos plantas, lujosamente decorado y con decenas de mesas preparadas para recibir a los comensales que con antelación, ya teníamos asignadas, teniendo la suerte de compartirla con un matrimonio excepcional cuya compañía ha sido un gozo de compartir y cuya amistad quiero conservar en nuestro corazón.

 

                                            

 

Poco más de las 7 de la mañana ya estamos desayunando, abundante fruta, zumos y algo de bacón y café nos preparan para el largo día. La vida del turista es dura!  A las 8 ya podemos desembarcar en Ibiza, la primera escala de este crucero.  Los autobuses esperan a pie del buque y por orden de tipo de excursión, salimos por la cubierta tercera donde nos esperan los guías que nos acompañaran.   Los sistemas de seguridad son constantes, nos leen las tarjetas identificativas, pasamos escáner, no se permite introducir comidas desde el exterior, así como elementos peligrosos, etc.

 

 

 

    

     

 

Ibiza, la isla mas meridional de las Baleares, goza de fama por disponer de macro discotecas, multitud de chalet de blancas paredes y de puertos repletos de yates descansando durante el dia para disfrutar de la noche.    El centro de la ciudad está enclavado en un montículo amurallado que, por encontrarse en fiestas, no nos fue posible visitar con el bus, por lo que nos enseñaron parte de la isla, alguna playa y, con mucha dificultad, alguna iglesia de pueblo con escaso interés y mucho calor en el mediodía.   Los precios prohibitivos incluso en chiringuitos de carretera o de playa. Un esfuerzo poco recompensado, pero que ha ofrecido la posibilidad de tener unas nociones sobre esta ciudad que, seguro, por la noche tendrá algún atractivo.

 

             

El camino se continúa al mediodía, mientras en los distintos bufet todos nos afanábamos por disfrutar del almuerzo con las excelentes vistas desde la cubierta novena, directamente al mar azul, al cielo brillante, a los veleros, las gaviotas, la tranquilidad.  

La tarde para descansar, pasear por las cubiertas exteriores, visitar las tiendas, escuchar música, tomar café y disfrutar de los amigos hablando sentados en cualquier sofá de cualquier cafetería.  

 

 

           

 

          

La primera de las funciones del gran teatro de tres plantas, comienza a las 8, cada dia dos funciones y espectáculos distintos, con muchos actores de diferentes artes y una puesta en escena espectacular. Una hora completa de actuaciones para tener el tiempo justo de llegar al restaurante para la cena.

 

                    

Nuestra mesa, circular con ocho plazas ocupada por seis comensales, está situada cerca de las paredes de cristal que limitan el comedor con el exterior por la que vemos las estrellas mientras cenamos y disfrutamos del agradable intercambio de experiencias del día con los compañeros de mesa.

Las cenas son a la carta, pero dado que la presentación de los platos son de diseño, solemos pedir dos platos de un grupo o de los postres o ambos, compensando así la escasa cantidad de cada uno, que en muchos casos, los calificábamos de “tapas”.

Pronto se nos hace tarde, hablando o tomando alguna cosa se pasa el tiempo sin sentir, y caemos que a la mañana siguiente hay que madrugar, intentamos respetar un horario, pero es muy difícil, por lo que, quitándonos horas de descanso, disfrutamos de la compañía y del buque.

              

 

 

Hoy, lunes, llegamos a una interesante ciudad, Marsella, fundada por los griegos en el año 600 a.C. conservando los restos más antiguos de la viticultura de Francia introducidos en el siglo IV a. C. Sede de un vizcondado en el siglo IX dependiente luego del condado de Provenza, fue incorporada a la corona de Francia en 1481 y aprovechó para su crecimiento de la alianza estratégica de ésta con el Imperio otomano durante el Renacimiento y el Antiguo Régimen., es la ciudad más antigua de Francia y, a primera hora de la mañana, salimos en un cómodo autocar con una guía, para visitarla, viendo en primer lugar, desde el puerto abarrotado de yates, la Iglesia de Nuestra Señora de la Guardia, construida sobre una capilla anterior del siglo XIII.

 

La zona centro, la antigua Marsella, está constituida por calles estrechas, tiendas a la antigua usanza, plazas y edificios, muchos de ellos deshabitados.     Muy importante es su catedral, ejecutada en mármol blanco y negro a la usanza bizantina, flanqueada por dos altas torres.  Digno de mención es el museo que hay en el puerto, con acceso por un puente desde la fortaleza aledaña.

 

               

El martes tenemos previsto la llegada al puerto de Savona, en Italia, poco mas de las 8,30 de la mañana, y así sucede, tras el desayuno en la cubierta novena, nos reunimos en uno de los salones de la planta cinco, y partimos para los autobuses que, partiendo de Savona que nos recibe con su símbolo, la torre de León Pancaldo, dedicada al navegante que, en 1.519 acompañó a Magallanes, el que en en 1517 fue a Sevilla con Rui Faleiro, y encontró en Juan de Aranda, el factor de la "Casa de Contratación" sevillana, un aliado importante para el proyecto que había concebido: dar a España la posibilidad de llegar a las Molucas por Occidente, sin atravesar mares reservados a los portugueses por el Tratado de Tordesillas y, además de eso, según Faleiro, probar que las "Islas de la Especiería" se encontraban en el hemisferio castellano,  en lo que constituyó la primera vuelta al mundo.

              

Partimos dirección Génova, capital de Luguria, Republica marinera, donde bordeando el puerto contemplamos La Linterna, faro muy importante de referencia a los marineros, para llegar al antiguo barrio de Castelleto, y desde donde haciendo uso del ascensor histórico de la ciudad, subimos a la parte alta desde donde se divisa una excelente panorámica de toda la ciudad de Génova.

                 

                    

               

                       

              

La visita la continuamos por la definida como “la calle mas bonita de Europa” la vía Garibaldi que está constituida por edificios suntuosos, palacios residencias de las familias más adineradas de 1.500, y de los que aún se conservan restaurados, algunos de ellos, visitando el llamado Palacio Rojo, rico en decoración, pinturas, esculturas y señorial en su configuración.

                      

También caminando tuvimos la oportunidad de contemplar el Palacio Ducal, la vía San Lorenzo o la Casa de Colon, donde dicen que vivió el padre del famoso descubridor.

              

En una gran plaza nos llama la atención una gran fuente circular con agua de color rosa, nos explican que ha sido para conmemorar el tour ciclista, cosa difícil de acertar si se desconoce la incidencia de este deporte en la ciudad.

                   

 

Tras sentirnos aliviados con la temperatura al entrar en el buque, y dado que la hora se prolongó algo con las distancias, nos dirigimos directamente a los comedores de la planta novena donde se situan los bufet para los almuerzos, aclarando que también existen varios restaurantes monográficos incluido uno japonés, descansamos mientras reponíamos fuerzas, mirando al infinito desde esa altura y disfrutamos de un paisaje único y relajante.

La tarde en el buque pasa mirando como parte del puerto, como nos cruzamos con otros cruceros, en las cafeterías o dialogando tranquilamente por los sillones de todos lados.

                     

         

              

Las cenas suelen estar dedicadas cada dia a un tipo de comida, como marinera o italiana, incluida una cena de gala, donde todo el mundo luce sus mejores modelos y se hace una carta especial, que incluye champagne y un pase de todos los participantes en el comedor y cocinas, con baile y  exhibición como agradecimiento al pasajero, que  aplaudimos y acompañamos como agradecimiento a las atenciones recibidas.

                     

Los alimentos, tal como ya referí, no son abundantes, pues se da preferencia a la presentación, pero se compensa con la posibilidad de pedir más platos que los estándares, lo que compensa con más variedad. 

En esta cena se puede observar en las fotografías platos como “Pez espada en rodajas con ensalada”, “Crema de crustáceos”,

 “Carne a la parrilla en rodajas con salsa a los tres pimientos”, y como postres “Selección de quesos italianos e internacionales” y

 “Frutas frescas” acompañadas de vino espumoso

             

 

El dia siguiente, jueves, nos permite descansar algo por la mañana, nos levantamos algo mas tarde y disfrutamos de un dia sin obligaciones, paseando por la biblioteca, la capilla del barco, los parques de atracciones, el simulador de formula uno, sacando fotografías del mar o en las piscinas, cafeterías o tiendas.

En la cena se nota que bastantes pasajeros se habían bajado en Marsella y Savona, se nota la tranquilidad, se nota de la ausencia de un grupo de 11 alemanes, todos hombres, que hacían el crucero solos, que todos los días cenaban con canticos y celebrando todos los días el mismo cumpleaños, sirviendo de excusa para dar buen uso de botellas de vino y cervezas que les alegraba a lo largo de todo el día.

La última noche tenemos que hacer las maletas, pues la recogen en los camarotes  de madrugada para desembarcarlas y entregárnoslas en la zona de recepción del puerto de llegada, que en nuestro caso es en Málaga, que según wikipedia, fue fundada por los fenicios en el siglo VIII a. C., lo que la convierte en una de las ciudades más antiguas de Europa,

Málaga fue un municipio primero federado y luego de derecho latino del Imperio romano, y una próspera medina andalusí cuatro veces capital de su propio reino, que fue incorporada a la Corona de Castilla en 1487. Durante el siglo XIX la ciudad experimentó una destacable actividad industrial y revolucionaria que la situó como primera ciudad industrial de España y la hicieron merecedora de los títulos «Siempre denodada» y «La primera en el peligro de la libertad». Escenario de uno de los episodios más sangrientos de la Guerra Civil Española y protagonista de la explosión del boom turístico de las décadas de 1960 y 1970, Málaga constituye en la actualidad un notable centro económico y cultural, y un importante nodo de comunicaciones en el litoral mediterráneo.

EEl regreso lo hacemos en tren, tranquilos, relajados y disfrutando de un paisaje que no conociamos, incluyendo El camino del Rey, precioso pasillo colgante bordeando la montaña, y todo a una buena velocidad que nos trajo a casa en poco mas de dos horas y media.

   

 

Así sentí este Crucero por Italia, Francia y España.

IR AL INDICE                                     PARA ESCRIBIRME  

AUTOR: José  Enrique González

 

 

contador de visitas