CRUCERO POR ARUBA, CURAÇAO, ISLA MARGARITA, S. VICENT, BARBADOS, CAYOS DE TOBAGO Y MAYREAU

 

Abril de 2.007. AUTOR: José Enrique González  (www.JoseEnriqueGonzalez.com)


 

La propiedad intelectual, tanto de los textos como de las fotos, pertenecen al autor, por lo que está prohibida la reproducción total o parcial sin expresa autorización

 

)   (   )   (   )   (   )   (   )   (   )   (   )   (   )   (   )   (   )   (

 

   Los primeros días de Abril proyectamos pasarlos a bordo de un buque de reciente construcción, cuyas características facilitadas eran llamativas como su eslora de 181 m., su manga de 25,50 m., una tripulación de 376 personas para una ocupación de unos 700 pasajeros, teniendo una altura de 11 cubiertas.

   Los servicios son muy completos, incluyendo un centro médico con su quirófano, casino, un salón para punto de encuentro y de espectáculo para 300 personas, varios restaurantes, piscina, gimnasio, jacuzzis, teléfono, televisión vía satélite, etc.

   Nuestro camarote, situado en la cubierta cuatro, es amplio y tiene una buena ventana por la que se aprecia el incomparable paisaje del mar, tiene aire acondicionado, armarios y un pequeño cuarto de baño modulado muy bien distribuido, que cubre todas las necesidades y hace mas cómoda la estancia.    Una cesta con frutas está siempre sobre una mesita de la zona de estar, como detalle de la compañía por ser clientes de viajes anteriores.

   Las comidas pueden realizarse en cualquiera de los restaurantes o en el buffet, tanto los desayunos, como los aperitivos, almuerzos o meriendas, mientras que para las cenas se nos asignó una mesa fija en el Club Restaurante Principal, muy bien atendida y con una carta distinta cada día, muy variada y extensa.

   En los pasajes se encuentran incluidos barra libre, tanto en comidas, por lo que es frecuente pedir varios entremeses, repetir algún plato principal o tomar distintos postres, como libre son también las bebidas, que son ofrecidas constantemente por los numerosos camareros que sirven por todos los salones y zonas del gran buque.

   Las diversiones están distribuidas por todas las cubiertas, siendo muy variadas, desde actuaciones en escenario, hasta  por los distintos salones y pasillos, concursos de cualquier índole, cursos sobre distintas manualidades, etc.

   Especial mención merece la biblioteca, enclavada en un magnífico salón en forma de U, con mobiliario en caoba, chimenea de mármol, cuadros, cortinajes y tapizados clásicos, y numerosos volúmenes en varios idiomas en las estanterías laterales.   Numerosos sofás y mesas llenan el espacio bajo un techo abovedado decorado con pinturas de vistosas aves, un sobrio ajedrez invita a pasar un buen rato de paz y meditación.

  En un enclave especial se encuentran el gimnasio y la discoteca, con unas vistas esplendidas mientras se practica el deporte de interior, o una gran pista para carreras para practicar el deporte en el exterior, situada en la cubierta once.


Haz clic en una imagen para ampliarla.


   

 

 

 

 

 

 

 

 

Para llegar a embarcar nos desplazamos hasta Madrid, desde donde partió el vuelo que, en unas nueve horas nos trasladó a

 

A  R  U  B  A

 

   Esta isla, situada frente a las costas de Venezuela, fue descubierta por el español Alonso de Ojeda, y en la actualidad forma parte de los Países Bajos.

   La temperatura es tropical, suavizada por los vientos alisios, y la evaporación es muy alta produciendo una gran sensación de sofocante calor.

   Las edificaciones suelen presentar vivos colores formando una extensa paleta de colores, y posee dos centros comerciales muy bien decorados y con numerosas tiendas.

   Nos llama la atención los coloridos teléfonos públicos, así como encontrar el coche con la matricula numero uno de la isla.

   En las numerosas tiendas situadas en el puerto, compramos algunos regalos, y algunas especias propias de la isla, aunque el surtido era poco abundante.

   En el trayecto desde el aeropuerto al puerto, comienza a llover bajo un oscuro cielo amenazante que nos produce dudas sobre las posibles visitas, pero pronto empieza a aclarar, y el calor es el fenómeno dominante.

 

   Embarcamos accediendo a la cubierta cuatro mediante una escalera habilitada para ello, pasando un control y siendo atendidos en la recepción para facilitarnos , previo registro de la tarjeta bancaria, una tarjeta identificatoria y que sirve para abonar todas las adquisiciones que se realicen en el barco, valiendo además, como llave del camarote y para salir o entrar del barco.

 

 

 

 

 

IR AL INDICE                     PARA ESCRIBIRME                

AUTOR: José Enrique González     

contador de visitas
contador de visitas