Alemania, impresiones de un País. Berlin

 

La propiedad intelectual, tanto de los textos como de las fotos, pertenecen al autor, por lo que está prohibida la reproducción total o parcial sin expresa autorización

AUTOR:  José Enrique González  (www.JoseEnriqueGonzalez.com)

Agosto 2.007

 


Haz clic en una imagen para ampliarla.


Berlín, una ciudad de unos 4 millones de habitantes, con un área metropolitana comprendida

 entre sus  45 x 50 kilómetros,  nos acoge y nos presenta  un centro amplísimo, con grandes

 avenidas, miles de tiendas y esplendidos edificios,


 

                

conviviendo los más avanzados con los clásicos, las modernas esculturas con los símbolos y emblemas de la Ciudad, como es la Iglesia de la Conmemoración,  Kaiser Wilhelm,  en la céntrica calle Kurfürstendamm,  monumento a la paz y a la reconciliación y de la reconstrucción tras la guerra.   En su interior se pueden contemplar esplendidos mosaicos

 

 

              

En las proximidades comparten espacio los grandes centros comerciales, destacando  el famoso gran Almacén del oeste, KaDeWe, que es el mayor del continente europeo, con numerosas tiendas de famosas marcas, los regios edificios  donde se puede disfrutar de estupendos conciertos, con los internacionales cafés y cientos de restaurantes.

 

   

 

Un emblema y símbolo de la unificación, es La Puerta de Brandeburgo, que se llegó a situar en tierra de nadie, en pleno muro de Berlín, y que tras la caída del mismo, el 22 de Diciembre de 1.989, quedó abierta para recordatorio y símbolo de la reunificación de la Ciudad y del País.

 

 

 

 

   

 

    

 

    

Actualmente, Berlín es una gran ciudad donde ya la mayoría de los edificios han sido remodelados, otros renovados, y algunos han sido adaptados por los mejores arquitectos del mundo, recobrando el esplendor que en otra época tuvieron.   Es espectacular el edificio de acero y cristal donde se encuentra la Bolsa de esta ciudad.

 

       

 

 

 

         

     

 

 

 

En distintas zonas aún perduran tramos del muro que dividió tanto a la ciudad, como al país, como recuerdo de lo que no debió pasar nunca, destacando por su conservación el tramo situado en el checkpoint Charlie, que consistió en uno de los puntos mas conocidos, de acceso de extranjeros en Berlín Este, y de escape para algunos de las personas de la RDA.

La tristeza y el horror emanan de sus ruinas, y contrasta con los modernos edificios que quieren olvidar el pasado, no consiguiendo que estas lágrimas urbanas pierdan la importancia de monumentos al horror que nos recuerdan el holocausto pasado.

 

 

                

         

         

       

         

        

        

Unos de estos edificios, próximos a los tramos de muro conservados, es el llamado Sony Center, que en realidad es un conjunto de edificios, de acero y cristal, en torno a una plaza circular, cubierta con una atrevida montera a unos 60 metros de altura, y que da cobijo a multitud de tiendas, cines, cafeterías, restaurantes, etc.  con una espectacular fuente de acero, cuyos surtidores de agua están dirigidos por ordenador, luciendo conjunciones de formas y colores bajo los neones de colores y los ascensores de cristal,  que se deslizan por las paredes hasta las plantas superiores. 

  La tecnología y el diseño se consolidan en los edificios próximos, de bastantes plantas de altura, configurando grandes plazas y avenidas, en una de las cuales se encontraban rodando una película ambientada en la época nazi, cuyo protagonista era el conocido Tom Cruise, lo que creaba la consecuente expectación.

 

 

   

 

 

 

   

 

      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   En las avenidas se alternan los edificios clásicos, los monumentos conmemorativos a los caídos y mártires de ambas ideologías, y los modernos rascacielos de cristal y las esculturas abstractas de brillante acero.

La silueta de la torre de la Catedral alemana es visible desde muchos puntos de la zona, y esbeltos edificios, perfectamente restaurados, dan credibilidad al porte de esta ciudad décadas atrás, mientras nos acercamos al grandioso edificio que constituye la Catedral de Berlín, una joya arquitectónica tanto en su exterior, como en su contenido.

En las inmediaciones de la Alexanderplatz, se encuentran multitud de monumentos y de antiguos edificios, entre los que se nos presenta delante el rojizo edificio del Ayuntamiento .

También sobresale desde muchos puntos de la ciudad, la torre de telecomunicaciones, con sus 368 metros de altura, y que a los 200 m. tiene un restaurante giratorio que ofrece inmejorables vistas de la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   En la reconstrucción de esta ciudad y en su adaptación para acoger la capitalidad de Alemania, han intervenido los mayores artistas y profesionales de distintas nacionalidades, llamando la atención el fantástico diseño de un puente, creado por el Arquitecto Santiago Calatrava, y también por lo avanzado de su diseño, tamaño y materiales, la estación central de trenes, del conocido Norman Foster, que además,  reconstruyó y adaptó el sobrio edificio que alberga El Parlamento alemán, integrando en él una gran cúpula de cristal transitable,  que es visitada por cientos de personas al día, y que da la oportunidad de contemplar unas bellas vista de la ciudad.   Especial es el diseño de la Casa de la Cultura del Mundo, edificada por EEUU y cuya estructura se cayó en la inauguración produciendo el fallecimiento de un periodista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Sobrecogedor es el grandioso monumento recordatorio del Holocausto, ocupando un espacio de amplias dimensiones, toda una gran manzana rectangular, sobre la que se sitúan, a título de sepulturas,  2711 bloques de hormigón, lisos, grises, tristes, de distintas alturas, sobre un terreno ondulante y  que recuerdan los horrores del Holocausto judío.   Su diseño es debido al arquitecto Peter Einsenman   

 

 

 

El atardecer nos vuelve al Berlín actual, de grandes almacenes de electrónica, de amplias avenidas, de grandes edificios, a la amplia variedad de comidas multinacionales y a la despedida con caviar rojo y champán alemán.

Así sentí Berlín.

 

IR AL INDICE                                     PARA ESCRIBIRME  

AUTOR: José  Enrique González

 

 

contador de visitas
contador de visitas

      www.estadisticas-gratis.com